Está aquí: Home Actividades Alpinismo Noticias CARLOS SORIA, 75 AÑOS, PARTE AL KANGCHENJUNGA
25 Marzo 2014 Escrito por 

CARLOS SORIA, 75 AÑOS, PARTE AL KANGCHENJUNGA

De conseguirlo sólo le faltarán tres ochomiles para completar los catorce

Carlos Soria de 75 años, partió el viernes 21 de marzo al Kangchenjunga. De conseguirlo sólo le faltarán tres ochomiles para completar los catorce: Shisha Pangma, Dhaulagiri y Annapurna. El reto que se propone Carlos Soria, completar los catorce ochomiles con más de 75 años, es único a nivel mundial. 

El viernes 21, día anterior a su partida, tuvimos la oportunidad de compartir una larga conversación con Carlos Soria, que publicaremos en los próximos días. Aquí os transmitimos algunas de las ideas más interesantes.

"Me imagino el Kangchenjunga este año con muy poca gente"
“Tengo el Kangchenjunga muy metido en el cerebro pues llegué muy cerca de la cumbre. Me lo imagino este año con muy poca gente. Es posible que solo estemos nosotros. Si acaso quizás vayan los coreanos, pero solo a intentar recuperar los cuerpos de sus compañeros, que perdieron allí la vida. Tengo muchas ganas de estar arriba y de intentar otra vez a subir”

"Nunca pensé que fuera a ocurrir algo así"
Respecto a la trágica experiencia que vivió en su pasado intento, con la muerte de cinco alpinistas, nos contaba: “Vivimos una experiencia muy dura y trágica con la muerte de cinco personas. Es mucha gente. Nunca pensé que fuera a ocurrir algo así. Pensé que iban a tener graves problemas para bajar pero nunca que ocurriera esto.”

"Soy consciente de que en la montañas pueden ocurrir accidentes y que me pueden ocurrir también a mí"
“Voy igual que sino hubiera pasado nada. Se lo que pasa en la montaña y lo que puede pasar. Lo mismo en esta que en otras. Hubo el año pasado un accidente muy grave. En aquel momento pensé que no debíamos seguir, ellos siguieron y ocurrió el accidente… Soy consciente de que en la montañas pueden ocurrir accidentes y que me pueden ocurrir también a mi; por mucho cuidado que tengas alguna vez puedes fallar.”

"Muchos accidentes en montaña son por fallos humanos"
“La montaña es un lugar peligroso. En hielo duro si te caes es muy difícil pararte. Pero pasa lo mismo si vas en moto muy rápido, no estás pendiente de la carretera y te tragas una curva. En la montaña no se puede perder la atención. Hay accidentes que no se pueden prever, como son los de las avalanchas… pero muchos accidentes son por fallos humanos. Es una pena, pero es así.”

"No se puede juzgar a quien ha tenido un accidente cuando tu no estabas allí y no conoces las condiciones que vivieron"
“Los accidentes de montaña son muy morbosos para la prensa normal que enseguida quiere saber cosas. Es muy difícil saber lo que ocurrió, conocer las condiciones que había. Juzgar a la gente es muy difícil pues no estabas allí. La montaña no es tan peligrosa como mucha gente dice, pero sí que tiene bastante peligro.”

"En el Kangchenjunga este año voy a cambiar la estrategia en dos cosas"
“Voy a cambiar dos cosas. La primera es que voy a ser autosuficiente, voy a llevar bastantes sherpas para no depender de ninguna otra expedición; además tampoco se si habrá alguna. También voy a cambiar el lugar donde instalaremos el campo 2, pues el año pasado le cayó una avalancha, en un momento en el que por suerte no había nadie en el. Voy instalar tanto el campo 1 como el campo 2 más arriba. También voy a intentar poner el último campamento más alto, a ver si encuentro un lugar para ello…”

"El Kangchenjunga, una montaña enorme y preciosa"
“El Kangchenjunga es un montañón enorme, una gran montaña. La he visto por las dos vertientes (por el norte no la he intentado). Es una montaña preciosa y enorme al lado de montañas preciosas… un lugar fantástico, maravilloso, enorme... Va a ser muy duro, no me parece excesivamente peligrosa, hay montañas mas bajas y mucho mas peligrosas por las avalanchas. Creo que va a ser una ascensión muy dura, sobre todo el último día, que va a ser muy largo. El último tramo es un terreno mixto que puede dar pequeñas complicaciones…"

"Voy a utilizar oxígeno artificial el último día"
"Nos va acompañar una parte de la expedición mi amigo Salvador García Atance y, entre todos, vamos a disponer de alrededor de 7 sherpas".

"Oxígeno voy a utilizar el último día. Lo llevo y lo voy a utilizar, la menor cantidad posible… Soy consciente de que es una montaña muy dura, que tengo bastantes años, que me gustaría plantearla sin oxigeno, pero prefiero hacerlo con el para tener mas posibilidades hacer cima".

Sus compañeros de expedición: Sito Carcavilla, Luis Miguel Soriano, Carlos Martínez y Dani Salas
"Me acompañan mis amigos, el alpinista Sito Carcavilla “estoy contentísimo de que haya podido conseguir permiso en el trabajo para acompañarme”, el cámara Luis Miguel Soriano “es como un santo bajado del cielo que está contigo en el campo base haciéndote la vida lo más sencilla posible”, el médico Carlos Martínez y el cámara Dani Salas. Todos ellos, además de tener una función concreta, son muy buenos alpinistas".

Carlos Soria: ‘La montaña es para vivirla, no para morir en ella’
Carlos Soria “Además de hacer las cosas bien, hay que tener suerte
Para completar esta noticia, transcribimos la entrevista que mantuvo en el programa Al primer toque con su director, Hector Fernández, en el que relata sus sensaciones antes de la partida.

“Estoy encantado, aunque llevo unos cuantos días de nervios, pero cuando pase la policía del aeropuerto me tranquilizaré. Es el momento en el que activo mi mentalidad de aventura y dejo la otra actividad mental de la vida cotidiana completamente atrás. Este reto supone seguir el del año pasado, que no se pudo cumplir. Estoy deseando llegar, con mucha ilusión, más entrenado que nunca.”

Respecto a los recientes accidentes en Gredos y Peñalara, Carlos Soria reconoce el riesgo del alpinismo, pero no tanto como para que ocurra lo que ha ocurrido. “Hay algunos accidentes en la montaña que no se pueden evitar, pero son pocos. En este caso, el sol, las avalanchas, un cambio de tiempo muy brusco en un sitio muy complicado... Y al final son fallos humanos. La experiencia es difícil de medir, pero ahora hay mucha información: programas de radio, Internet, libros... Antes de ir a cualquier sitio hay que haber mirado el lugar, saber qué tiempo va a hacer y medirse a uno mismo para saber hasta donde podemos llegar y qué metas podemos conseguir”.

Dejando los accidentes a un lado, Carlos también cuenta cómo es el Kangchenjuga. “Es inmensa pero posible de subir, no es muy peligrosa salvo la colocación del campo 2, que yo voy a cambiar, y posibilidad de avalanchas, como en todas las montañas de este calibre. El último día es muy duro porque las opciones son poner un campamento a gran altura o pasar un día bastante largo. El año pasado hubo algunos fallos que no quiero que vuelvan a ocurrir. Llevo la infraestructura suficiente con mi expedición para no depender de nadie más. Hay que montar más de seis mil metros de cuerda fija, es una estrategia complicada."

"El año pasado hubo cinco fallecidos en un mismo día, también desapareció el campo 2 por una avalancha. Todas estas cosas enseñan, nosotros por ejemplo colocaremos el campo 2 en otro lugar. El campo base es uno de los más altos, a 5.500 metros, con más de 3.000 metros de ascensión posterior. Sólo hay una zona de escalada pura antes del campo 1, luego pendientes fuertes y zonas de escalada mixta de nieve y roca al final, ya por encima de los ocho mil metros.”

Carlos dice estar mejor que nunca, sobre todo en los entrenamientos junto a su amigo Juan del Campo, y también gracias al tiempo libre que tiene ahora. A pesar de ello, lo esencial para Carlos en esta expedición será tener suerte. “Además de hacer las cosas bien, hay que tener suerte. Lo bueno es que tenemos partes meteorológicos todos los días, pero a cuatro días de la cumbre te marchas y sólo te quedan los walkies. Esa decisión hay que tomarla con mucha suerte.” No se siente frustrado por no haber hecho cumbre, “aunque tengo ganas”, confiesa. “Pero como en fútbol, lo importante no es meter goles sino jugar bien”.

[Fuente: Desnivel]

 



patrocinadores de la federación madrileña de montañismo