Está aquí: Home Noticias Generales FEDERADOS POR EL MUNDO: RETO 7 CUMBRES SOLIDARIAS
Error
  • JFolder: :files: La ruta no es una carpeta. Ruta: /usr/home/fmm.es/web/images/Imagenes/Actividades/Alpinismo/2012/120812_cima-elbrus.jpg
  • JFolder: :files: La ruta no es una carpeta. Ruta: /usr/home/fmm.es/web/images/Imagenes/Actividades/Alpinismo/2012/120723_cima-mckinley2.jpg
Aviso
  • There was a problem rendering your image gallery. Please make sure that the folder you are using in the Simple Image Gallery plugin tags exists and contains valid image files. The plugin could not locate the folder: images//Imagenes/Actividades/Alpinismo/2012/120812_cima-elbrus.jpg
  • There was a problem rendering your image gallery. Please make sure that the folder you are using in the Simple Image Gallery plugin tags exists and contains valid image files. The plugin could not locate the folder: images//Imagenes/Actividades/Alpinismo/2012/120723_cima-mckinley2.jpg
23 Julio 2012 Escrito por 

FEDERADOS POR EL MUNDO: RETO 7 CUMBRES SOLIDARIAS

El federado Juan García Arriaza llega con la bandera de Móstoles a la cima de Europa
{gallery}/Imagenes/Actividades/Alpinismo/2012/120812_cima-elbrus.jpg{/gallery}Hasta la cima nevada de la montaña rusa Elbrus, la más alta de Europa, llegó el domingo 12 de agosto la bandera de la localidad madrileña de Móstoles, de la mano de Juan García Arriaza, un alpinista federado madrileño que ha descrito su
experiencia como "dura en extremo" pero también "muy emocionante y satisfactoria".

Embutido en su ropa especial para estos quehaceres, García Arriaza ascendió al último de los 5.642 metros de este pico de la Cordillera del Cáucaso para cumplir su empeño, parte de la iniciativa "7 Cumbres Solidarias" que en 2005 se propuso coronar la montaña más alta de cada continente y hacer en cada lugar una pequeña donación a niños necesitados.

Este biólogo molecular, aventurero, fotógrafo y alpinista de 38 años ha explicado en una conversación algunos pormenores de su viaje al Elbrus, la sexta etapa de un proyecto que inició con el también montañista Pablo Martín pero que, en esta ocasión y hasta terminar en el Everest "dentro de uno o dos años", seguirá en solitario.

La llegada a la cumbre de este monte de Kabardino-Balkaria -una de las repúblicas del Cáucaso Norte que forman parte de la Federación de Rusia- se produjo el día 12 de agosto a las 14:30 horas después de once horas de ascenso.

"Lo que caracteriza a esta montaña es su desnivel de 1.600 metros, que la hace muy difícil, tanto que en algún momento pensé en abandonar", ha dicho García Arriaza al explicar el mal tiempo reinante, con temperaturas de 15 grados centígrados bajo cero y en medio de mucho viento y una niebla persistente que dificultaba la visibilidad.

El alpinista reconoce que esta montaña "no es técnicamente complicada" aunque sí exige "aguante psicológico" y "preparación para perseverar, para superar el estrés y las complicaciones" generadas por la necesidad de permanecer a 4.100 metros durante seis días, esperando el momento óptimo para acometer la cima.

"Antes de emprender el ascenso final, juegan un papel importante" -explica el alpinista- "la preparación física, la alimentación que hayas tenido en los últimos días, la climatología y la aclimatación", entre otros factores.

En este viaje, financiado en parte por el Ayuntamiento de Móstoles, García Arriaza se encargó personalmente de la logística, de afrontar las gestiones y permisos ante la "complicada burocracia" rusa y de "hacer la compra" en una tienda local para sus necesidades a más de 4.000 metros de altura.

En la mochila, que ya albergaba un ordenador, un teléfono satélite, dos cámaras de fotografía y una de vídeo, también entraron los alimentos: bollos, galletas, sal, azúcar, sopas, queso, salchichas, pan, arroz y pasta, algunos de ellos deshidratados.

Juan explica que afrontar este viaje suponía el "reto" de ver cómo se manejaba solo en este estilo de expedición. 

Eso sí, incomunicado no estuvo porque sacó tiempo para compartir su experiencia. Con la ayuda de la tecnología que llevaba en la bolsa, García Arriaza pudo llamar a su familia para dar noticias y para enterarse de la climatología, y envió algunas crónicas escritas con la narración de su expedición en el frío ruso.

De la llegada a la cumbre, el alpinista dice que es "una sensación difícil de explicar" en la que se mezclan una "emoción grande, tremenda" después de tantos días luchando por hacer realidad el objetivo, "y de felicidad por estar en el lugar que habías soñado".

Antes de emprender el regreso a Madrid, el alpinista madrileño acudió a un colegio infantil en el Valle de Baksan, donde se fue con varios niños a una tienda para comprarles material escolar.

"Ellos me iban diciendo lo que necesitaban", dice García Arriaza, quien asegura que se trata de "un pequeño grano de arena que los niños recibieron con una sonrisa, contentos porque un extraño les dejaba una ayuda".

A este montañista, que ya subió a las cumbres más altas de África (Kilimanjaro, 2005), Suramérica (Aconcagua, 2008), Oceanía (Pirámide de Carstensz, 2008), Antártida (Vinson, 2010) y Norteamérica (McKinley, 2011), le falta ahora en Asia el Everest, al que aspira subir en 2013 o en 2014.

Pero admite que "nada tiene que ver" el Everest (8.848 metros) con el Elbrus, pues en la montaña asiática, entre otras diferencias, "sólo el proceso de aclimatación puede llevar un mes" y la cantidad de dinero a desembolsar será inmensamente superior. [Fuente: Telemadrid]


Ver el vídeo en Telemadrid

CORONAR EL ELBRUS
El federado Juan García Arriaza pone rumbo a su sexta cumbre
{gallery}/Imagenes/Actividades/Alpinismo/2012/120723_cima-mckinley2.jpg{/gallery}El alpinista madrileño y federado FMM Juan García Arriaza retoma su “Reto 7 Cumbres Solidarias”, en solitario, con la intención de continuar en su afán por ascender las “7 Cumbres” (la montaña más alta de cada continente), y realizar una acción social en los alrededores de las montañas visitadas. El día 29 de julio viajará a Rusia, para tratar de ascender el Elbrus, que con 5.642 metros de altura es la montaña más alta de Europa. Hasta el momento Juan ya ha coronado 5 de las 7 cumbres: Kilimanjaro (África, 2005), Aconcagua (Sudamérica, 2008), Pirámide de Carstensz (Oceanía, 2008), Vinson (Antártida, 2010) y McKinley (Norteamérica, 2011). En caso de alcanzar la cima del Elbrus, solo le quedaría escalar el Everest para completar con éxito las “7 Cumbres” y ser uno de los pocos españoles en lograr dicho reto.  

Una vez finalizada la ascensión al Elbrus, Juan tratará de realizar la obra social en el valle de Baksan, visitando algún orfanato o escuela y repartiendo material escolar entre los niños del lugar.

El Elbrus se encuentra situado en la cordillera del Cáucaso, en Rusia, al sureste del continente europeo, entre el Mar Caspio y el Mar Negro, y próximo a la frontera con Georgia. Su nombre significa “el monte por encima de miles de montañas”, y hace fiel reflejo a la belleza montañosa del lugar donde se ubica, con más de 160 montañas con alturas superiores a los 4.000 metros y 8 de más de 5.000 metros. El Elbrus es un antiguo volcán, ya extinguido, y tiene la típica forma de volcán cónico con laderas que se encuentran totalmente cubiertas por nieves perpetuas. Posee dos cimas paralelas de similar altitud, las cuales apenas se diferencian en unos veinte metros de altura; la cumbre oeste tiene 5.642 metros y la este 5.621 metros. Aunque no es técnicamente muy complicado, la altura y las cambiantes condiciones climatológicas, con fuertes vientos, bajas temperaturas e intensos temporales, pueden suponer un serio problema en el intento de ascender a su cima. De hecho, Juan ya trató de ascender el Elbrus en julio de 2006, pero un fuerte temporal impidió que pudiera coronar su cima, alcanzando la altura máxima de 5.200 metros. Ahora regresa, en solitario, con la intención de poder pisar su cumbre y hacer realidad un nuevo sueño.

La expedición parte del pequeño pueblo de Azau, al final del valle de Baksan, desde donde primeramente se ascenderá el Monte Cheget (3.601m) como parte inicial para la adaptación a la altura. Posteriormente se dirigirá al Elbrus, donde tratará de ascender por la Ruta Normal de la Cara Sur, montando el campamento base a 4.100 metros, y porteando él mismo todo el material, comida y equipo necesario para poder ser autosuficiente en la montaña. Una vez allí, y tras la fase de aclimatación necesaria para acostumbrar el cuerpo a la altitud, tratará de ascender en solitario a la cumbre. En la jornada de intento de cima se superan cerca de 1.600 metros de desnivel en un largo día de alrededor de 12 horas de actividad, que supone un reto de gran dureza y dificultad, tanto física como psicológica. Durante toda la expedición se informará de los avances de esta gran aventura, mediante el envío de crónicas utilizando equipos vía satélite.

La expedición al Elbrus está patrocinada por el Ayuntamiento de Móstoles. La empresa Lenovo colabora con la cesión de equipos informáticos y la Sociedad Geográfica Española avala la aventura. Con una insaciable sed de aventuras, parte en busca de nuevos horizontes, tratando de hacer realidad un nuevo sueño dentro de este desafiante reto. Desde lo más alto de Europa tratará de ondear la bandera de sus patrocinadores y colaboradores, y compartirá con todos nosotros sus deseos, emociones y vivencias.





patrocinadores de la federación madrileña de montañismo

La Fmm en redes

 

Boletin fmm